dilluns, 24 d’agost de 2009



-Las despedidas nunca son como te las esperas - me dijo justo antes de que cogiera el autobús de regreso a casa.